República Dominicana: Forestación y reforestación

Para conocer mejor la problemática nacional relacionada al deterioro medio ambiental debido a la perdida de nuestros bosques, suelos y agua, debemos conocer los conceptos básicos de estas líneas.

El país necesita ser forestado sin importar si es llano o montaña, costa o interior, y para esto tenemos muchas alternativas agroforestales si utilizamos de manera racional nuestros recursos naturales, incluyendo el capital humano.

La forestación implica sembrar donde no ha habido por muchos años árboles y expresamos por muchos años, ya que la naturaleza nos da los árboles y nosotros debemos saber utilizarlos, preservarlo o a su especie. No tiene nada malo aprovechar una planta cual sea y muy específicamente los árboles a plenitud, pero lo malo si es, no saber usarlos bien.

La reforestación es volver a sembrar árboles o forestar de nuevo las áreas que han sido degradadas, las cuales están en todo nuestro territorio y ampliamente afectados en nuestras zonas de montañas, las que son las más vulnerables.

Nuestras montañas son o representan una de las mayores riquezas que tenemos, pues en ellas podemos tener una diversidad de cultivos arbóreos u otros, un turismo de montaña atrayente, un gran proveedor de las aguas que nos dan vida o simplemente todo lo que significa el medio ambiente.

Hoy, vemos nueva vez el interés público de la importancia de reforestar, pero también nos preguntamos sobre cuales medidas o acciones debemos todos accionar, en especial las autoridades nacionales desde la Presidencia de la República a Ministerios, como el de Agricultura que estimule cultivos como el café, frutales, forestales, bambú y otros más, que generan riquezas y protejan el ambiente, por igual el del Ambiente, que debe regular en adición a estimular el uso del árbol para beneficio de la sociedad.

Ahora bien. ¿Cuál es la razón del titulado de estas líneas?. Simplemente estimular que reforestemos y forestemos masivamente, que dejemos de cacarear lo que haremos y accionar en sembrar masivamente árboles cuales sean, los que se adapten a cada caso y dejar de considerar erróneamente que tenemos otras plantas como el bambú, las palmáceas y otras de alto valor en la reforestación y forestación, que no son árboles, pero que necesitan apoyo económico y político del Estado, la banca, las ONGs y todos los emprendedores, pues si tenemos grandes potenciales visibles y lo expreso en lo siguiente:

  • Cuantos cientos de millones de dólares importamos en madera y cuanto podemos exportar.
  • Cuantos millones podemos exportar en café, cacao, aguacates, macadamias, litchi, longan, rambustan, melocotones, entre otros frutales.
  • Cuantos millones podemos exportar en carbón de los árboles bajo cultivo o en artesanías del bambú, cedro, caoba, guayacán, guano, etc.  
  • Con un buen Sistema Silvopastoril (SSP) cuanta leche adicional o riquezas en general podemos obtener, integrando los árboles, los pastizales y el ganado, en fin.

Si podemos, si debemos.  

Exhortamos a los medios de comunicación y sus directivos a estimular la discusión sobre este tema vital para la salud del país: la forestación y reforestación.

Joomla SEF URLs by Artio