Chile: Sustentabilidad del bosque nativo

El Bosque Nativo chileno nos entrega una posibilidad única de crear una industria sustentable e inagotable para la perpetuidad. Para ello debemos manejar el recurso adecuadamente y planificar su puesta en producción en forma profesional, aplicando criterios de ordenación y agregación de valor. Hay 4 millones de hectáreas con potencial para producir maderas nobles en forma sustentable, valorizando el recurso, protegiéndolo de la degradación y su eliminación. El mundo hoy demanda madera de calidad y se premia la madera de fuentes conocidas y responsables. Chile tiene acá una inmensa oportunidad.

Si bien hoy una gran porción de esta superficie se encuentra en estado de abandono, y muchas veces a la merced de tala ilegal, incendios y otros factores destructivos, hay diversos propietarios que se han encantado con el manejo sustentable de sus bosques. Han percibido el valor de esta actividad no sólo en términos económicos, sino también el significado ecológico en un mundo cada vez más aproblemado por el cambio climático, pérdida de biodiversidad, escasez de agua dulce, etc. Y un bosque nativo bien manejado, es de las pocas actividades económicas que aportan a la contención de estos problemas. Esto último también se está transformando en una oportunidad, a la luz de compromisos gubernamentales y esfuerzos mundiales que reconocen el aporte en la mitigación de problemas ambientales, como el calentamiento global. 

Empresarios, profesionales y también familias con consciencia ambiental, pueden hacerse cargo de un predio que ya posean o pueden adquirir uno, que hoy en día se encuentran aún a precios razonables. Pueden iniciar un proyecto de sustentabilidad en bosque nativo en el centro y sur de Chile, de modo de compensar actividades comerciales y domésticas que se traducen en emisiones de gases de efecto invernadero. Además, este apasionante desafío  genera oportunidades de trabajo para comunidades rurales, aportando así al desarrollo local. Existen metodologías que permiten medir las emisiones y las capturas de carbono, lo que permite a una empresa o familia registrar su huella de emisiones. Para una empresa es un potente elemento de marketing y para una familia una satisfacción emocional.

En Chile hoy existen variadas iniciativas que persiguen agregar valor a la madera como materia prima, reconociendo sus ventajas y nobleza para usos en la construcción, mueblería, artesanía fina y otras aplicaciones. Asimismo hay una red de apoyo a propietarios de bosque nativo que quieran iniciar el manejo sustentable de su recurso y aprender los aspectos técnicos, operativos y de comercialización. La industria forestal basada en plantaciones en cierta medida también ha preparado el camino para que el bosque nativo tenga la infraestructura y los servicios necesarios a mano. Sólo falta que más personas se entusiasmen y se forme una masa crítica, que permita la creación de una industria potente y diversificada, que agregue valor a esta noble materia prima.

Aprovechando la inherente capacidad multifuncional del bosque nativo, con la adecuada creatividad podemos transformarlo en un buen y apasionante negocio, tanto para nosotros como para las generaciones futuras. Es un negocio único e imposible de ser replicado por otra nación, ya que es un regalo que la naturaleza brindó exclusivamente a nuestro país y debemos saber aprovecharlo responsablemente.

Joomla SEF URLs by Artio