Chile está a la vanguardia en certificar manejo de bosques y procesos

En agosto de 2016, CERTFOR fue re-homologado por el programa internacional para el Reconocimiento de Certificación Forestal (PEFC). El Secretario Ejecutivo del organismo chileno, André Laroze, realiza un balance de los últimos años y plantea los nuevos desafíos.

Hace poco más de 12 años que el sistema de certificación forestal más grande del mundo, el Programa para la Homologación de Sistemas de Certificación Forestal, conocido mundialmente por sus siglas en inglés como PEFC, fijó su mirada en Chile. Tras meses de evaluaciones y auditorías, el organismo internacional dio su reconocimiento al Sistema Chileno de Certificación de Manejo Forestal Sustentable (CERTFOR), en aquel entonces de dos años de trayectoria. En agosto pasado, el sistema recibió su segunda re-homologación, con lo cual se mantiene el reconocimiento de la sustentabilidad de los productos forestales chilenos en el mundo por los próximos cinco años.

A pocos meses de este nuevo hito, el Secretario Ejecutivo de CERTFOR/PEFC y PhD en Recursos Forestales, André Laroze, explica sus beneficios y delinea los desafíos.

¿En qué consiste la certificación CERTFOR?

CERTFOR es un sistema nacional, sin fines de lucro, que certifica Manejo Forestal Sustentable, que se refiere a la gestión de los bosques bajo requerimientos verificables de sustentabilidad; y la Cadena de Custodia que regula la trazabilidad de los productos elaborados con materias primas que provienen de bosques certificados. 

¿Cuáles son los beneficios que conlleva para el país y las empresas estar certificado?

La certificación promueve la protección del medioambiente y la responsabilidad social con comunidades locales, pueblos indígenas y trabajadores forestales. Asimismo, aporta al desarrollo del sector forestal nacional mediante mejoras de gestión en la actividad productiva, industrial-maderera y de papeles y packaging. Da credibilidad y confianza a los productos forestales en los mercados que exigen garantías de sustentabilidad. También aporta a la gestión de las empresas certificadas, minimizando los impactos ambientales negativos, mejorando la calidad de vida de los trabajadores al impulsar medidas de seguridad cada vez más exigentes y promoviendo la comunicación de las compañías con las comunidades locales.

¿Qué importancia tiene la re-homologación?

Que se renovó por segunda vez y por cinco años el reconocimiento de nuestro sistema con PEFC Internacional, para lo cual se realizó un riguroso proceso de actualización de los estándares del sistema, principalmente en manejo forestal para plantaciones, lo que fue validado mediante una evaluación independiente internacional. Esto muestra que CERTFOR continua vigente ante PEFC Internacional, cumpliendo con todos los altos requisitos de gestión corporativa y de promoción del manejo forestal sustentable.

¿Cómo se ubica Chile en el contexto mundial tras esta certificación?

Chile es actualmente el país de referencia en Sudamerica, al ser el primer país fuera de Europa en lograr el reconocimiento de PEFC, hemos colaborado con el desarrollo de los sistemas de certificación de Argentina y Uruguay. En esta materia, Chile está a la vanguardia de países tradicionalmente forestales.

¿Cuál es la importancia de ser miembro de PEFC?

Es una organización internacional destacada y reconocida que aplica procedimientos transparentes, coherentes y estandarizados y que registra la mayor superficie forestal certificada del planeta con 303 millones de hectáreas a diciembre de 2016. Esto nos hace parte de una red global de compromiso sustentable al que recientemente se han unido países de Asia Pacífico como China y Japón.

¿Qué relevancia tiene este sello?, ¿Es confiable?, ¿Por qué?

La certificación CERTFOR se basa en auditorías independientes, realizadas por organismos acreditados ante el Instituto Nacional de Normalización (INN) y e confiable porque es un sello transparente que crea y actualiza sus estándares de certificación con participación de todas las partes interesadas. 

Por su parte, la certificación CERTFOR/PEFC considera los requisitos ambientales y sociales aplicables en Chile, así como los exigidos por la Unión Europea y Estados Unidos, entre otros, para la gestión y comercialización internacional de productos forestales.

¿Qué importancia tiene para las empresas forestales lograr este sello? 

Es un reconocimiento a su compromiso con la sustentabilidad y una oportunidad de mercado relevante. Significa un compromiso de mejorar sus prácticas ambientales y sociales, pues la certificación es voluntaria y requiere de auditorías de seguimiento anuales.

CERTFOR/PEFC ha certificado 1,3 millones de hectáreas de plantaciones en Chile ¿Qué porcentaje del total de plantaciones es eso y cuándo proyectan cubrir la totalidad?

Según cifras de CONAF, Chile cuenta con 2,8 millones de hectáreas de bosque plantado, esto significa que CERTFOR tiene el 46,4% de la superficie plantada bajo certificación forestal. Hoy, nuestra principal meta es llevar la certificación a los pequeños y medianos propietarios forestales, lo que implica un desafío de agrupación que permita a los propietarios asumir los costos y compromisos en conjunto. El tiempo para lograrlo dependerá de que podamos superar la barrera cultural nacional que no es proclive a trabajar en forma asociativa.

¿Qué empresas tienen actualmente esta certificación en Chile?

En Manejo Forestal Sustentable para Plantaciones están certificadas Forestal Anchile, Forestal Arauco, Forestal Mininco y Volterra. También hay un grupo de certificación forestal administrado por CMPC Celulosa, que agrupa a cerca de 20 pequeños propietarios forestales. Finalmente, en Cadena de Custodia son 63 empresas certificadas, dentro de las cuales están las principales compañías de la industria maderera (celulosa, aserraderos, paneles y remanufactura) y 34 de los sectores de distribución de papel, imprentas y packaging.

¿Qué acogida tiene en los consumidores este sello?

El mercado nacional valora la certificación y está creciendo rápidamente el número de empresas que demandan productos certificados. Es posible ver el sello PEFC en una diversidad de productos como madera aserrada, muebles, empaques, folletería, revistas, textos y útiles escolares, por nombrar algunos. Además, la nueva Política de Compras Públicas con Criterios Ambientales da prioridad a los productos forestales certificados como los de CERTFOR/PEFC.

A nivel internacional, nuestros productos de exportación se posicionan muy bien en las cadenas de suministro más exigentes. Hoy es difícil lograr el acceso a múltiples mercados sin tener certificación.

Hoy, además, los impresos corporativos y publicitarios priorizan el sello PEFC ya que transmite un compromiso con la gestión de los bosques. Así el público puede reconocer el sello PEFC en diversos productos que se utilizan de manera cotidiana.

¿Qué cosas han mejorado con la certificación en Chile?

El manejo de los bosques es mucho más responsable en términos ambientales y sociales. Esto se observa en la mitigación de los impactos ambientales que afectan al suelo, agua y biodiversidad, además en la conservación de las áreas de alto valor ecológico y las de especial significado para las comunidades mapuche. 

También se manifiesta en un mayor cuidado de las operaciones forestales para evitar sus impactos en las comunidades locales (por ejemplo, en el transporte de madera, las fumigaciones y el cuidado/reparación de la infraestructura pública). Finalmente, la trazabilidad de los productos forestales certificados desde su origen, da garantías de sustentabilidad a los consumidores responsables, que privilegian su compra.

Algunos investigadores ponen en duda que las empresas estén cumpliendo criterios de sustentabilidad y buena vecindad y sostienen que se sigue reemplazando bosque nativo por plantaciones ¿Qué opinión tiene CERTFOR al respecto?

En Chile hay personas e instituciones cuyos prejuicios relacionados con las plantaciones forestales les impiden permite reconocer lo que se ha avanzado en la sustentabilidad del sector forestal desde que existe la certificación. Quienes nos critican deberían primero preguntarse cuál sería el nivel de desarrollo que tendría el sector forestal de no haber certificación: ¿cómo serían hoy los impactos ambientales?, ¿cómo serían las condiciones laborales?, ¿cómo serían las relaciones con las comunidades locales? Estoy seguro que quienes han podido apreciar los muy significativos progresos que ha tenido la actividad forestal, a medida que se han ido alcanzado mayores niveles de desarrollo, valoran los positivos aportes de la certificación forestal. En particular, y tal como lo exige el estándar de MFS, las empresas certificadas no sustituyen bosques nativos; es más, aportan a su conservación, así como al cuidado de las áreas que tienen un especial valor ecológico y cultural.

Ciertamente quedan problemas por resolver y para ello la certificación tiene mecanismos de mejora continua, lo que permitirá ir resolviéndolos progresivamente. Pero lo que falta por lograr no es motivo para desvalorizar lo mucho que ya se ha avanzado.

Joomla SEF URLs by Artio