Discurso del Presidente saliente de la CFB Lic. Pedro Colanzi

Lic. Pedro Colanzi, presidente saliente de la Cámara Forestal de Bolivia

Cerramos esta gestión institucional y, a su vez, concluyo el mandato de Presidente que nuestra Asamblea me concedió hace dos años atrás. Sin temor a equivocarme, afirmo que, han sido dos años de extraordinario trabajo y gestión institucional, con resultados dignos de destacar, tal como lo mostramos el pasado martes en nuestra Asamblea General.

Esta vez, no voy a referirme a la crisis de nuestro sector pues, ella es conocida y reconocida por todos nosotros y nuestras autoridades; al margen que, las cifras no han cambiado mucho en el último año.

Sin embargo, en este marco, quiero destacar de manera vehemente, el trabajo de la Cámara Forestal de Bolivia. Trabajo muy poco valorado y hasta desconocido por algunos de nuestros asociados, peor aún, por aquellos empresarios no asociados.

Con una estructura administrativa muy reducida, la Cámara Forestal de Bolivia trabajó intensamente y logró recuperar la dinámica productiva para todo el sector forestal del país. Sí, para todo el sector forestal, sin discriminar a nadie. Nuestras gestiones benefician por igual, a asociados y no asociados, a campesinos, indígenas, barraqueros, intermediarios, etc. etc. 

Es un orgullo, como dije hace un momento, haber logrado destrabar toda aquella maraña regulatoria que nos impusieron durante los años 2010 a 2014. Aquella burocracia perniciosa que nos paralizaba más del 30% del tiempo útil de la zafra solo para cumplir con papeleos innecesarios y caprichos del administrador de turno. Todo aquello, ya no existe más. 

En fin, hoy podemos afirmar que, producir en el sector forestal, no es problema. Nuestras dificultades están más relacionadas con mercados, donde hemos hecho gestiones muy intensas, pero con resultados relativos. 

Debo hacer una mención especial y destacar que, estos logros de la gestión institucional de la CFB, también se deben a la predisposición de la actual Dirección Ejecutiva, del Ingeniero Rolf Koheler y su equipo profesional de la ABT. El cambio de mentalidad y la orientación en la relación administrador y administrado, fue elemental para superar las dificultades que enfrentamos en el pasado reciente y que afectaron de manera negativa e irreversible a todo el sector forestal, afortunadamente superado. 

Debo hacer expresa mención, a un compromiso que asumí hace dos años ante todos ustedes. En aquella oportunidad destaqué que, nuestro sector necesitaba caminar con mucho ímpetu y determinación hacia las plantaciones forestales industriales.

Desde la Cámara Forestal de Bolivia veníamos haciendo gestiones hace más de 20 años para contar con una política de Estado que promueva las plantaciones forestales industriales pero, no teníamos ninguna recepción en las instancias estatales; es más, era un tema prohibido. 

La historia hoy nos da la razón y lamentablemente, Bolivia es el país más rezagado de la región en esta actividad, que significa el 92% del comercio mundial de productos de madera.

El compromiso asumido por el Estado boliviano en la Cumbre de París de hace dos años, nos abre una extraordinaria posibilidad para las plantaciones forestales y, el sector empresarial formalmente aceptó el reto. Aún esperamos la respuesta concreta del Estado para llevar adelante este compromiso. Necesitamos más que una declaración de objetivos y distribución de responsabilidades. Es indispensable una política de Estado para promover las plantaciones forestales, como ha ocurrido en todos los países donde estas actividades se han desarrollado con éxito.

Esta política, se debe traducir en mecanismos de certidumbre y seguridad jurídica; de incentivos económicos, financieros y tributarios y, de simplicidad administrativa y burocrática para establecer, desarrollar, transformar y comercializar productos de plantaciones forestales.

Por iniciativa propia de la Cámara Forestal de Bolivia, hemos dado algunos pasos indispensables, entre tanto el Estado toma la decisión de promover las plantaciones forestales; en efecto, se cuenta con una Directriz de la ABT que puede servir como norma transitoria o temporal; así como, las gestiones que tenemos hechas ante el Senasag para garantizar la importación de plantines y semillas de especies de calidad genética para desarrollar nuestra plantaciones.

Finalmente, hoy pasamos la posta de la dirección institucional después de dos gestiones consecutivas y, lo hacemos con el orgullo y la satisfacción de haber servido a esta gran Entidad. Presidir la Cámara Forestal de Bolivia, ha sido un honor y una satisfacción especial.

Estoy seguro que, la Cámara Forestal, bajo la conducción de Diego, seguirá transitando por los mismos caminos y quizá nuevos y mejores.

Agradezco a todo el Directorio por su trabajo desinteresado y extraordinaria colaboración. Agradezco también al plantel de ejecutivos por el apoyo brindado todo este tiempo.

Finalmente, mi agradecimiento a nuestra empresa y familia, por el respaldo y las horas que me prestaron para dedicarlas al sector forestal.

Joomla SEF URLs by Artio