Discurso del presidente de la CFB Lic. Pedro Colanzi en la asamblea general ordinaria del 2017

Apreciados colegas y amigos.

Se torna difícil hacer un balance de la gestión que concluye, porque el 2016 fue nuevamente, un mal año para nuestro sector. No logramos reponer la Balanza Comercial; es más, el déficit fue aún mayor. 52 millones de Dólares de exportaciones, frente a 63 millones Dólares de importaciones. Los mercados externos siguen con dificultades.

Lic, Pedro Colanzi, presidente de la Cámara Forestal de Bolivia, en su discurso por la asamblea del 2017Otro aspecto negativo de la gestión que concluyó, fueron los niveles de producción, toda vez que, ésta se redujo en más de 500 mil m3, con relación a 2015, que estuvo en torno de 1,7 millones de m3. 

Esta crisis, la más compleja y larga de nuestra historia, ya lleva 6 años. Está golpeando tanto que, hasta hemos tenido que realizar ajustes en nuestras estructuras de financiamiento institucional para no afectar más a nuestros asociados, tratando sin embargo, de garantizar el funcionamiento de nuestra entidad matriz.

En contra partida, de todo aquello tan negativo, hemos tenido un desempeño institucional extraordinario, con algunos logros dignos de destacar. 

En efecto, con los escasos recursos económicos y humanos que tenemos, hemos logramos que:

  • La ABT revierta en gran medida, las trabas burocráticas a los procesos productivos.
  • El Gobierno por primera vez, desde el Decreto Supremo que redujo el valor de la patente, puso en agenda al sector forestal y, hasta lanzó medidas sectoriales que, si bien no son la solución a nuestra crisis, sí hay aspectos positivos como el establecimiento de medidas paraarancelarias para regular la importación de muebles. Ahora estamos dando nuevos pasos, para ampliar dichas medidas a otros productos de madera. Se aprobó una normativa financiera particular para préstamos al sector con garantías no convencionales. Solo por citar algunos ejemplos.
  • Desplegamos una campaña mediática, sin gastar un centavo, y logramos posesionar la crisis del sector en las más altas esferas de gobierno y de la prensa nacional. Hoy, finalmente, aunque un poco tarde, en el Gobierno todos coinciden en la necesidad de apoyar al sector para que salgamos de la crisis.
  • Sentamos una posición institucional ante el Gobierno, en torno a las actuaciones del INRA y las ocupaciones de hecho en tierras de vocación forestal. 
  • Finalmente, entre lo más destacable, logramos sentar las bases de lo que puede ser el desarrollo de las plantaciones forestales industriales en el país. Asumiendo el liderazgo de este proceso en el ámbito privado. Esperamos que este 2017, se consolide una política de fomento y seguridad para que el negocio de las plantaciones forestales sea una realidad en el país.

Asamblea anual de la Cámara Forestal de Bolivia

Algunas semanas atrás, se pretendió aprobar un Decreto Supremo para prohibir las exportaciones de madera aserrada, a instancia de la Federación Nacional de Carpinteros. El proyecto fue canalizado a través del Ministerio de Economía. De igual manera, una oportuna reacción de la CFB, en coordinación con la ABT y otras autoridades, se logró descartar el referido proyecto de Decreto.

En ese marco, estamos preparados para lo que viene. Sabemos que está pendiente la nueva ley forestal o de bosques. Hay tres proyectos presentados en diferentes instancias del Estado. Afortunadamente, todos están “congelados”. 

Creemos que, lo más inteligente y útil para el país, es que, primero generemos una política forestal de Estado, que promueva el aprovechamiento de bosques naturales e incluya a las plantaciones forestales industriales para, a partir de ella, trabajar en la ley.

Finalmente, quiero destacar, tal como lo hice al iniciar esta gestión institucional de dos años que, el bosque natural es nuestro pasado y presente, pero probablemente no sea nuestro futuro. Aunque seguiremos haciendo todos los esfuerzos para que así sea. 

Es más, hoy tenemos la posibilidad de trabajar en mejores condiciones con el Estado. Las señales son mucho más claras y concretas y tenemos canales abiertos para abrir la discusión y generar un cambio de modelo que nos permite reponernos de la crisis e ir aún más allá. En aquello ya estamos trabajando.

Con este escenario, debemos prepáranos para la plantaciones forestales de manera adicional o complementaria, no como una actividad excluyente a nuestro trabajo tradicional en el bosque natural.

Ya hemos dado pasos muy grandes, si consideramos que hace apenas 3 a 4 años atrás, hablar de plantaciones era casi imposible. Hoy, finalmente, las plantaciones son parte de la política pública del Gobierno. Mal encarada, con grandes deficiencias y hasta absurdos pero, ya está. El paso más difícil ya se dio. Ahora nos dedicaremos a consolidar este proceso que, esperamos lograr este año.

Situación similar tenemos con relación a los productos financieros para el sector forestal. Si bien es aún muy restringido y de poco volumen, ya existe una norma Asfi que permite este tipo de productos financieros con garantía NO convencionales, como lo señalé anteriormente.

Ese es otro de los pasos o gestiones que debemos realizar institucionalmente. Es decir, consolidar un producto financiero idóneo para nuestra actividad.  

Como pueden constatar, nuestra institución se sigue reinventando y adaptando a los desafíos que se nos presentan. Seguimos siendo el único referente serio del sector forestal ante el Gobierno, los organismos internacionales, la prensa y la sociedad en su conjunto.

Agradezco al Directorio y a la Directiva, así como a las comisiones que han trabajado en este periodo. Agradezco también a la planta ejecutiva.

Solo espero que, este nuevo año sea mejor. Que sigamos trabajando con el mismo empeño y convicción, hasta lograr revertir los malos resultados. Tengamos fe y esperanza para lograrlo.

Muchas gracias.

Joomla SEF URLs by Artio