Carta al Vicepresidente del Estado: Destrucción de los bosques naturales

Carta al Vicepresidente: Destrucción de los bosques naturalesCon lo que no estamos de acuerdo, es que la deforestación ocurra en suelos no aptos para desarrollar actividades agropecuarias de manera sustentable en el tiempo; es decir, nos oponemos radicalmente al desbosque de los suelos cuya capacidad de uso mayor es el forestal o de protección de la diversidad biológica.

Es de su conocimiento que, aquellos bosques que destruyen, son la única garantía de éxito de la producción agropecuaria, por ser éstos los generadores de humedad y nutrientes para los suelos de cultivos. Lamentablemente, ni los productores ni algunas autoridades del Estado, lo admiten

CARTA COMPLETA:

Santa Cruz, 4 de noviembre de 2016
OF. CFB/83/2016

Licenciado
Álvaro García Linera
Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia
La Paz

De nuestra mayor consideración:

Ref.: Destrucción de los bosques naturales.

Recurrimos a su Autoridad, con la certeza que es conocedor de la realidad forestal del país y que, en razón de ello y su investidura, puede intervenir para recuperar la estabilidad legal y medioambiental de los bosques naturales de Bolivia.

En efecto Señor Vicepresidente, en los últimos años se ha incrementado un sistemático proceso planificado y espontáneo de destrucción de los bosques bolivianos, en franca violación de los discursos y ponencias del Gobierno, en sentido de respetar a la Madre Tierra y todos sus componentes, entre ellos, los bosques y su biodiversidad. Desconociendo la misma Constitución Política del Estado y leyes, como la Forestal, Reconducción Comunitaria del INRA, Marco de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien, entre las más importantes.

Antes de continuar, dejamos absoluta constancia que, no nos oponemos a la deforestación con fines de habilitación de suelos para actividades agropecuarias. Mecanismo indispensable para producir alimentos y lograr la independencia alimentaria. Es más, apoyamos plenamente aquellas decisiones de Gobierno e iniciativas de los productores agropecuarios.

Con lo que no estamos de acuerdo, es que la deforestación ocurra en suelos no aptos para desarrollar actividades agropecuarias de manera sustentable en el tiempo; es decir, nos oponemos radicalmente al desbosque de los suelos cuya capacidad de uso mayor es el forestal o de protección de la diversidad biológica.

Consideramos que, deforestar suelos forestales y frágiles, al margen del daño irreversible a la Madre Tierra, no contribuye a lograr el objetivo de la independencia alimentaria de manera sostenida, porque la falta de fertilidad de dichos suelos, no permitirá una actividad productiva de largo plazo. 

Es de su conocimiento que, aquellos bosques que destruyen, son la única garantía de éxito de la producción agropecuaria, por ser éstos los generadores de humedad y nutrientes para los suelos de cultivos. Lamentablemente, ni los productores ni algunas autoridades del Estado, lo admiten.

La destrucción de los suelos o Bosques de Producción Forestal Permanente como: El Choré, Guarayos, Bajo Paraguá y gran parte de la Chiquitanía en Santa Cruz; Pando, Norte de La Paz, Este y Sur del Beni, Norte y Noreste de Cochabamba, ocurre por asentamientos espontáneos. Sin embargo, también se dan de manera planificada por el INRA. Es el caso de los asentamientos recientes en varias regiones de tierras bajas del país en suelos cuya capacidad de uso mayor es forestal, como las ocurridas en las Provincias Ángel Sandoval, Velasco, Ñuflo de Chavez y Chiquitos de Santa Cruz.

De continuar esta conducta pública y también espontánea de algunos actores privados, Bolivia, más temprano que tarde,  por los desbosques que se realizan en estos asentamientos, perderá su masa forestal generadora de lluvia, que incide directamente en las condiciones climáticas del sistema ecológico (flora y fauna del cual somos parte)  y acarreará, no solo la pérdida de nuestra biodiversidad con las negativas consecuencias medioambientales que con seguridad les son conocidas, si no que, nos inviabilizaremos como productores de alimentos, porque una agropecuaria de secano como la boliviana, sin bosques, no podrá desarrollarse sostenidamente. 

Señor Vicepresidente, dejamos constancia de esta preocupación, por responsabilidad histórica. La normativa constitucional y sectorial, es absolutamente clara y contundente en cuanto a la obligación que tiene el Estado y todos los ciudadanos de trabajar y desarrollarnos en el marco de la ley; sobre todo, de la Constitución Política del Estado ya que, lamentablemente se han aprobado leyes que, perforan exprofésamente disposiciones constitucionales. Es el caso de la Ley Nº337 en su Segunda Disposición Final num. 2, que viola flagrantemente el artículo 380 num. II, de la CPE. 

En razón a lo expuesto, con el debido respeto a su investidura y toda la consideración que nos merece, recurrimos a usted, con la esperanza de que pueda reconducir este proceso sistemático de destrucción de los bosques en nuestro país a la brevedad posible, para salvar lo que aún tenemos y garantizar un territorio ecológicamente estable, con independencia alimentaria, con bosques seguros y produciendo sustentablemente, con áreas protegidas respetadas generando servicios ambientales y bienestar para la sociedad.

Con este motivo, saludamos a usted, reiterando nuestras consideraciones más distinguidas.

Abg. Jorge E. Avila
Gerente General

Lic. Pedro Colanzi Serrate
Presidente

  • Ministerio de Medio Ambiente y Agua.
  • Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural.
  • Ministerio de Planificación del Desarrollo.
  • Ministerio de Desarrollo Rural y Tierra.
  • Autoridad de Bosques y Tierras (ABT).
  • Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA).
Joomla SEF URLs by Artio