Sólo 4 de 23 empresas industrializan castaña

Sólo cuatro de 23 empresas industrializan la castaña en Bolivia

Desde hace 40 años, la familia Villazón Gallardo exporta castañas desde Cochabamba a través de un emprendimiento familiar. La mejora de los precios internacionales y apreciación del producto boliviano en los últimos cinco años frente a sus competidores impulsaron la búsqueda del valor agregado.

El crecimiento del sector convirtió al emprendimiento en la empresa Agroinbo SRL, que desde hace 10 años exporta un promedio 20 contenedores anuales hacia Europa y Estados Unidos, explica la gerente de la compañía, Carla Villazón. Pero la baja cosecha de este año redujo a 10 los contenedores exportados.

El precio elevado para la importación de maquinaria, el incremento de los costos de producción, la percepción de un clima peligroso para las inversiones y la incertidumbre en la generación de mercados internacionales frenan los proyectos de industrialización de la castaña en el país, consideran los empresarios y productores consultados por este medio.

Según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Bolivia exportó castaña por un valor de 825 millones de dólares y un volumen de 123 mil toneladas desde 2012.

Al tercer trimestre de 2017, se exportó un valor de 156 millones de dólares, 14 por ciento más que lo percibido en el mismo período de 2016. El principal comprador de castaña en 2016 fue Alemania, que demandó el 23 por ciento de la producción, seguido de Estados Unidos y Reino Unido, ambos con 22 por ciento.

Según datos del IBCE, Bolivia registró un récord en el valor exportado de castaña de los últimos 10 años en 2015, ya que se percibió 192 millones de dólares. Al respecto, el presidente de la Cámara de Exportadores del Norte (Cadexnor), José Vargas, considera que sólo cuatro empresas que se destacan en la producción de almendras de exportación apostaron por proyectos de industrialización para elaborar derivados de la castaña, desde bebidas hasta aceites.

La empresa San Agustín desarrolla productos saborizados con almendra; Tahuamanu , harina a base de castañas; Manutata, chocolates, y la estatal Empresa Boliviana de Almendras (EBA), galletas, destaca Vargas.

A pesar de las iniciativas, Vargas señala que actualmente 23 empresas se dedican a procesar las castañas sin cáscaras y embalarlas para sacarlas del país.

“El precio de productos con valor agregado aún no es muy atractivo para exportar. Por ejemplo, la libra de aceite se tendría que vender a unas 10 libras, pero se están haciendo pruebas de productos en el mercado nacional”, precisa Vargas.

En tanto, para Villazón la situación política del país es una de las principales barreras para la industrialización de la castaña. Asimismo, destaca que debido a las cargas sociales, como el doble aguinaldo, su empresa redujo de 120 a 80 operarios para aliviar gastos. “Lo que nos frena a hacer inversiones es la incierta situación política de nuestro país”, sostiene.

Estima que una máquina para procesar aceite a base castaña puede alcanzar los 2 millones de dólares, y los requisitos para un crédito bancario impiden que muchos medianos productores accedan al beneficio.

A su turno, Vargas indica que la demora en la industrialización es un problema de varios países, como Brasil, Chile y Argentina, que tienen problemas parecidos al nuestro.

Villazón y Vargas coinciden al afirmar que se debe realizar un trabajo público-privado a través de convenios y estrategias para consolidar el mercado nacional y buscar nuevos en el exterior.

DATOS

Alemania es el principal destino de las castañas. A septiembre de 2017, el 27 por ciento de las exportaciones de castaña boliviana se destinó a Alemania. En 2016 la exportación a este destino registró un valor de 37,16 millones de dólares.

Desde 1999 Bolivia es el principal exportador. La decadencia de los bosques amazónicos brasileños y el carácter orgánico de la castaña boliviana influyeron en que Bolivia sea el principal proveedor a nivel mundial. Beni produce el 89 por ciento de la castaña nacional y Cochabamba, el 3 por ciento.

TESTIMONIOS

    "No podemos adquirir equipos para fabricar aceite de castaña porque son caros. Tendríamos que hipotecar todo nuestro patrimonio. Cada nuevo Gobierno de Alcaldía quiere hacer nuevas leyes para el registro de catastro y esto nos perjudica a todos". Carla Villazón. Gerente Agroinbo

    "Bolivia tiene que promocionar el producto intensamente. Como Cámara de Exportadores del Noreste, hemos trabajado intensamente en las ferias de Santa Cruz y Cochabamba para salir del país. Tiene que desarrollarse un trabajo en conjunto con el sector público y privado". José Vargas. Presidente Cadexnor

PROYECTAN PRODUCCIÓN DE CASTAÑA EN EL TRÓPICO

La gerente general de la empresa cochabambina Tropical Fruit Delights Agroinbo SRL, Carla Villazón, explica que su familia empezó un proyecto experimental que tiene como objetivo cultivar castaña en el trópico.

En este sentido, precisa que hace 10 años se empezó a sembrar árboles de castaña en Chapare.

“Hemos empezado a ver resultados recién después de 12 años, pero aún no existe una producción a gran escala”, detalla.

De darse las condiciones, estima que recién se podrán percibir frutos considerables en los próximos 15 años, debido a los procesos de adaptación y crecimiento de los árboles.

Según Villazón, la iniciativa podrá abaratar costos en la compra de la materia prima, ya que actualmente el costo de la castaña no es fijo, y depende sobre todo de las condiciones de la zafra en el oriente del país.

Esta empresa cochabambina adquiere el 100 por ciento de su castaña del departamento de Beni.

PRODUCTORES EXPECTANTES POR DESEMPEÑO DE EBA

La Empresa Boliviana de Almendras (EBA) entró al mercado nacional en 2009. En declaraciones anteriores a este medio, la gerente general del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem), Patricia Ballivián, explicó que EBA tiene un impacto social fuerte en las economías de los zafreros del oriente boliviano.

Ballivián indicó que antes de 2009 los recolectores percibían 40 bolivianos por caja de 23 kilos de castaña, mientras que ahora se les ofrece hasta 250 por el mismo volumen.

“Nosotros entramos al mercado y comenzamos a incrementar y compartir. Si todos estamos bien, todos ganamos”, sostuvo.

La medida fue rechazada por productores cochabambinos, quienes aseguraron que los precios actuales son “exorbitantes”.

Sin embargo, el presidente de la Cámara de Exportadores del Norte, José Vargas, consideró que la EBA atraviesa los mismos problemas que los privados y que debe promocionar al sector.

Joomla SEF URLs by Artio