Gobierno y madereros trazan plan para sacar a flote al sector

Balanza Comercial de Productos de Madera de Bolivia, Estadísticas a noviembre de 2015

Incluye financiamiento, flexibilización y creación de normas de aplicación inmediata, rebaja de tarifas para importación de tecnología, compras estatales de productos maderables y apertura de mercados.

El pacto social abre una luz de esperanza al final del túnel para el sector forestal. Más de 300 actores de la cadena productiva -indígenas y campesinos, barracas, carpinterías y Asociaciones Sociales del Lugar (ASL) y empresarios privados- definen un plan que incluye siete ejes temáticos para reflotar este sector.

 

Los lineamientos definidos por los productores forestales, transformadores de madera, empresarios y ASL para afrontar la crisis, según la coordinadora del pacto social por los bosques de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT), Alicia Tejada, incluye la implementación de créditos acorde con las necesidades del sector y garantías no convencionales. El plan de manejo forestal sería la fianza.

A partir de esta propuesta, Tejada indicó que los operadores de intermediación del sistema nacional trabajan en la elaboración de un producto financiero diferenciando la actividad y el tamaño de los agentes productivos. “En el acceso al crédito se privilegiará de forma urgente al primer eslabón de la cadena -los productores de la madera-. Los otros actores serán atendidos con otro tipo de medidas”, dijo.

Otra variable que incorpora el plan de emergencia es la generación de políticas, estrategias y normas forestales para su inmediata aplicación. A la par, según Tejada, se flexibilizarán las exigencias normativas y de regulación en la ABT estableciendo la fe pública y otras medidas de excepción para los forestales.

Para potenciar el consumo de la producción forestal nacional se planean establecer compras estatales de productos maderables para las obras públicas.

Para resistir la importación e invasión de productos maderables brasileños (muebles, tableros y aglomerados), atribuido a la devaluación del real brasileño, se propone endurecer los aranceles en la importación para competir en precio con la producción brasileña.

A decir de Tejada, un mueble de ese país vale un 50% menos que uno nacional.

Se plantea apostar por la implementación de plantaciones forestales industriales y la constitución de una planta para procesar la producción. La inversión ronda los $us 130 millones.

Vea tambien: Estadísticas de exportaciones e importaciones de Madera de Bolivia a noviembre de 2015

En el tema de comercio exterior se sugiere que, a través de Cancillería, se promocione la oferta de exportación maderable a mercados externos. Bolivia exporta pisos, puertas, ventanas, muebles, láminas y tableros.

Otra acción demandada es la reducción de aranceles para la importación de tecnología en la perspectiva de buscar eficiencia productiva industrial.

Días atrás, el vicepresidente, Álvaro García Linera, admitió que el Gobierno relegó al sector forestal e indicó que retomarán acciones para fortalecerlo.

Mirada empresarial

Para la Cámara Forestal de Bolivia los lineamientos planteados en el Pacto Social deben ser atendidos de forma urgente, pero que el tema coyuntural -importación y contrabando de productos madereros provenientes de Brasil- debe ser atacado ‘al vuelo’ porque de 2012 a 2015 provocó el cierre de más de 1.000 unidades productivas en La Paz y, al presente, tiene paralizada la venta de la producción maderera de 2015.

Las barracas y aserraderos están abarrotados.

FERNANDO ROJAS MORENO - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. 

Joomla SEF URLs by Artio