En 2016, prevén baja producción forestal

La zafra maderera 2016 se inició hace pocas semanas sólo con el 40 por ciento de las unidades productivas existentes en el país, lo que derivará en una producción inferior a la pasada gestión, informó el gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), Jorge Ávila.

La crisis en el sector continúa por sexto año consecutivo a raíz de la importación de muebles y productos de madera, en su mayoría de Brasil y China.

Ávila explicó que hay bajas expectativas respecto a la producción de madera en la presente zafra, en la que se estima un aprovechamiento de 1.500.000 metros cúbicos (m3), lo que significa una reducción de al menos 10 por ciento en comparación con los resultados de 2015, cuando la producción de madera alcanzó los 1.650.000 m3. El mejor año para este sector fue 2014, puesto que la producción alcanzó los 1.700.000 m3.

 

“Lamentablemente, hay bajas expectativas porque los problemas estructurales (que generaron) la crisis del sector no han sido resueltos”, agregó Ávila. Reconoció que el Gobierno nacional estableció algunas medidas paraarancelarias con las que pretendía ayudar al sector; sin embargo, considera que estas políticas son insuficientes porque no logran restringir la importación de muebles y productos de madera, que es lo que socava al sector, y simplemente alargan los trámites.

Ávila indicó que se buscó la manera de tener acercamientos con el Gobierno, pero no hubo respuesta. El objetivo del sector es poner en conocimiento de las autoridades nacionales que es necesario poner fin a las importaciones de productos de madera como láminas, chapados, contrachapados, melamínicos, tableros y madera aserrada, no solamente de muebles.

Otro de los pedidos consiste en el acceso a una inyección financiera para los operadores forestales en la magnitud en que ellos lo necesiten. Finalmente, el sector propone la creación de políticas de Estado para desarrollar plantaciones forestales industriales, así como una regulación y control más dinámico y barato.

El presidente de la Cámara Forestal de Cochabamba, Carlos Campos, señaló que hay un excesivo control de parte de la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) pero sólo con fines de recaudación en base a elevadas multas y reactivación de procesos administrativos pasados.

En declaraciones anteriores hechas a este medio, el director nacional de la ABT, Rolf Kohler, señaló que el sector maderero está sobrerregulado, dijo que el Gobierno trabaja en el tema, aunque no dio más detalles.

Ávila aclaró que el problema en el sector no surge por la imposibilidad de producir, puesto que en este momento existe la capacidad de explotar hasta 3.000.000 de m3 de madera; sino que la barrera está en la saturación del mercado nacional, que está cubierto con productos importados. “Los niveles de importación son elevados, y nuestra balanza comercial está, al mes de junio, en negativa en 6 millones de dólares”, dijo el gerente de la CFB para ilustrar la afectación.

Pero el empleo también sufre el impacto porque, según datos de la CFB, en el rubro ya se perdieron unos 15.000 empleos.

CONCESIONES

El gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia, Jorge Ávila, aseguró que con la Ley Forestal 1700, del 12 de julio de 1996, se consolidaron 89 concesiones forestales, pero en la actualidad esa cifra está por debajo de 20. En otras palabras, sólo 2 millones de hectáreas están bajo derecho de empresas privadas, mientras que 8 millones están en manos de comunidades u operadores sociales.

Explicó que por esa razón es complicado tener una cuantificación de los productores forestales que existen a nivel nacional.

Joomla SEF URLs by Artio