El sector forestal subsiste como se creó: Con gente visionaria y emprendedora

El sector forestal boliviano ha subsistido a los embates de la política, de detractores “ambientalistas” y otros agentes que han pretendido extinguirla. Pero, hoy, como ayer, cuando un puñado de hombres visionarios y de emprendimiento iniciaron esta obra, teniendo a su mejor aliado el Bosque, que tanto beneficio trae a la sociedad, siguen fieles a sus postulados de aportar con su  “pulgada de madera” a la región y a la patria.

El sector forestal subsiste como se creó: Con gente visionaria y emprendedora

AGRONEGOCIOS entrevistó al gerente general de la Cámara Forestal de Bolivia (CFB), Jorge Ávila Antelo, que desde 1991 y hasta la fecha ha vivido de cerca las vicisitudes y éxitos de la Institución. Tenemos el agrado de ofrecer la historia de la CFB (en 2 partes), puesta en la palma de la mano de quien puede decirnos con veracidad, lo que ha sido y es la Entidad forestal, porque hablar de CFB, es hablar de Jorge Ávila Antelo, y viceversa.

 

Destaques

  • “El ser humano, todos necesitamos madera desde que nacemos hasta que morimos, desde la cuna hasta el ataúd necesitamos la madera y nunca lo hemos visto desde esa perspectiva siempre la hemos tratado a la industria con un desprecio y un desconocimiento muy perjudicial, pero nosotros hemos proveído un bien indispensable para la vida para la sociedad”.
  • "Siempre se exportó con valor agregado, porque la materia prima en la industria maderera es la tronca, esa es la materia prima, nosotros nunca hemos exportado tronca siempre hemos exportado mínimamente madera aserrada y la madera aserrada ya tiene un valor agregado”.
  • “El tema de la deforestación es el absurdo más grande que puede existir, si hay una actividad favorable al medio ambiente es la actividad maderera”.
  • "Al cortar un árbol adulto en el bosque estoy generando un espacio, estoy permitiendo que la luz del sol ingrese al suelo y gracias a ese espacio de luz los hijos de ese árbol adulto tienen la posibilidad de regenerarse y de crecer”.
  • “Esta industria permitió que se desarrollen otras industrias y que estos grupos económicos puedan ampliar sus capacidades de acción a los bancos, a la industria agrícola, de la construcción, muchos de estos recursos que generó la economía maderera permitió a los empresarios incursionar en otros rubros de la economía en el departamento”.
  • "En los ´80, a raíz del éxito de la industria, comienzan a generarse las opiniones en contrario, las envidias, especialmente promovidas por interés de orden político, los ´ecologistas´ de aquellas épocas con una gran influencia ideológica de doctrinas de izquierda, de doctrinas socialistas y comunistas encuentran en la lucha medioambiental un escenario muy grande para hacer política”.
  • “El sector forestal boliviano en los años ´90 y entrando al década al 2.000, en términos de valor, exportaba más del 75% de productos con valor agregado”.

LA ENTREVISTA

(Primera parte)

¿En qué época surge el sector maderero-forestal?

“Por los años ´60 algunos pioneros de la industria maderera cruceña y nacional que tenían una relación comercial más o menos estable con las zonas mineras del país, porque le proveían de madera para los encofrados en las minas, deciden organizarse de manera orgánica e institucional y crean la Cámara de Productores de Maderas de Santa Cruz. Es a inicios de los años ´60. Esta Cámara, podemos decir que es la semilla del sector institucional forestal, posteriormente este mismo grupo de empresarios forestales madereros a instancia del gobierno de la época, esto hablando de poco más de un tercio de la década de los ´60, en que se comienza a gestar la posibilidad de convertirse en una cámara de alcance nacional; todavía no éramos un sector exportador, simplemente producíamos madera para el consumo local para Santa Cruz y para proveer a las minas principalmente para los encofrados en esta industria, desde luego que se enviaba a La Paz y Cochabamba".

¿Y en qué circunstancias se crea la Cámara a nivel nacional?

"Hay una especie de sismo en este grupo de empresarios, algunos querían constituir una cámara nacional y otros no; y quienes optan por tomar la iniciativa de una cámara nacional, se marginan de esta Cámara de productores de madera de Santa Cruz y crean la Cámara Nacional Forestal el año 1969, el 2 de mayo tiene su acta de constitución como Cámara Nacional Forestal (CNF), con mucha influencia del Ministerio de Agricultura y Ganadería de aquellas épocas porque consideraban que este grupo de empresarios tenía la posibilidad de proveer de madera al país en su conjunto. Es así como nace la Cámara Nacional Forestal, tramita su personalidad jurídica y el año 1972 se la otorgan, esde año obtiene su certificado de nacimiento formal".

¿Qué personas y/o empresarios participan de este inicio de la CNF? 

"Había una proyección económica de estos empresarios, por ejemplo Guillermo Roig Pacheco,  Jorge Paz, los señores Holtert, Landívar, entre otros. Todos ellos son los que consideran que tenían la capacidad para atender una demanda nacional, y eso es lo que los induce a convertirse en una Cámara nacional.

¿Y a nivel de Gobierno?

Aquí juega un rol político importante el Ministro de Agricultura de los años ´70, el coronel Alberto Natush Busch, él es uno de los promotores de esta iniciativa de que la Cámara tenga un impacto de alcance nacional y a instancias de él se dictan medidas políticas y económicas para el sector forestal; es más, en 1974 se aprueba la primera Ley General Forestal. Entonces, este grupo desde que se organiza con ámbito nacional comienzan a tener una relación mucho más directa con el gobierno para promover la industria forestal al extremo que se logra esta ley, que es la primer Ley Forestal específicamente en el país, antes había una serie de normas de carácter maderero forestal pero no una Ley.

¿Quiere decir que valió la pena crear la CNF?

"Sí, porque en la medida de que esta institución iba tomando cuerpo se logra una Ley especial para el sector como consecuencia de las gestiones institucionales. A finales de los años ´70 esta Cámara ya tenía afiliados de otros departamentos, como de Cochabamba y La Paz, porque la madera también se produce en el norte de La Paz; y era ya esta institución un referente de opinión técnica-económica para cualquier decisión de Gobierno con relación a la actividad maderera. Sí fue muy positivo, lograron ellos estructurar una institución bastante sólida”.

¿Qué sucede en la década de los ´80?

"Ya entrando en los años ´80 la industria adquiere mayores capacidades técnicas, pasamos de una producción casi doméstica, como era en los inicios, a una producción de orden industrial. Se compran aserraderos para producir en mayores volúmenes. En esos momentos había tres especies que lideraban la demanda internacional la mara, el cedro y el roble, estas fueron las tres especies que en realidad cimentaron y permitieron el crecimiento de la industria maderera los años ´80".

¿Qué impacto económico tuvieron?

"Bolivia tenía niveles de venta realmente importantes al exterior de estas especies, especialmente de la mara. Esta industria permitió que se desarrollen otras industrias y que estos grupos económicos puedan ampliar sus capacidades de acción a los bancos, a la industria agrícola, de la construcción, muchos de estos recursos que generó la economía maderera permitió a los empresarios incursionar en otros rubros de la economía en el departamento".

¿Se puede decir que era un buen negocio?

“Era muy buen negocio, generaba buenos réditos. La mara tenía un valor extraordinario en Estados Unidos y Europa y siempre se exportó con valor agregado, porque la materia prima en la industria maderera es la tronca, esa es la materia prima, nosotros nunca hemos exportado tronca siempre hemos exportado mínimamente madera aserrada y la madera aserrada ya tiene un valor agregado. No es cierto, no hemos sido exportadores de materia prima, se nos ha indilgado eso por desconocimiento, así como se ha indilgado a la industria maderera que era la responsable de la desforestación, eso también ha sido por mero desconocimiento o por malas intenciones”.

¿Qué beneficios trae a la sociedad la industria maderera?

“En primer lugar, la industria maderera lo que hace es satisfacer una necesidad social; es decir, que la industria maderera le provee a la sociedad lo que ella necesita. Imagínese usted a una sociedad sin madera, es muy difícil de entenderla. El ser humano, todos necesitamos madera desde que nacemos hasta que morimos, desde la cuna hasta el ataúd necesitamos la madera y nunca lo hemos visto desde esa perspectiva, siempre la hemos tratado a la industria con un desprecio y un desconocimiento muy perjudicial, pero nosotros hemos proveído un bien indispensable para la vida, para la sociedad, usted no puede tener una casa sin madera, para todo necesita madera, sillas, pisos, puertas, ventanas, camas, mesas, todo es madera. Lo que ha hecho la empresa ha sido proveer de este recurso a la sociedad, así como lo hace cualquier otro productor de recursos necesarios para la vida, como lo hace el agricultor, el ganadero, como lo hace el banquero. Que en este proceso haya habido algunos que han hecho las cosas de manera inadecuada, es probable, seguro que ha habido, como lo ha habido también en la industria de la banca, de la ganadería, de la agricultura, en la política, en todas partes se cuecen habas (…); pero eso, no nos debería sacar del foco del tema, esta es una industria tremendamente útil para la sociedad, el hombre -como decíamos- está vinculado a la madera desde que nace hasta que muere, ese aspecto es importante tenerlo claro nunca la hemos visto a la industria maderera desde esa perspectiva".

También se la ha visto como una industria que solo deforesta el bosque, ¿qué dice usted al respecto?

"El tema de la deforestación es el absurdo más grande que puede existir, si hay una actividad favorable al medio ambiente es la actividad maderera y se lo explicó: Quienes conocen un bosque tropical saben que en una hectárea coexisten entre 500 y 600 individuos o árboles de todo tipo, de todas las especies y tamaños. ¿Qué es lo que hace la empresa maderera? En promedio aprovecha 3 a 4 árboles por hectárea; o sea, que sacar 3 o 4 árboles de una hectárea de ese bosque, que tiene más de 500 árboles es absolutamente nada, es una poda para el bosque. Le doy un dato más: La empresa saca los árboles que puede vender, que a la sociedad le interesa, uno no va cortar árboles que no va vender porque cortar árboles cuesta plata; entonces, atribuirle a la industria maderera la deforestación es un absurdo, para qué voy a deforestar si no voy a poder vender todo los árboles que deforestaría, yo aprovecho selectivamente de acuerdo a la demanda y al diámetro del árbol, estoy hablando de la empresa maderera no estoy hablando de piratas, que a esos les puede servir todo porque a ellos no les cuesta llegar a donde están".

¿En términos de sostenibilidad y medio ambientales, qué sucede?

“Al cortar un árbol adulto en el bosque estoy generando un espacio, estoy permitiendo que la luz del sol ingrese al suelo y gracias a ese espacio de luz los hijos de ese árbol adulto tienen la posibilidad de regenerarse y de crecer, por eso yo le digo que la actividad maderera lo que hace es podar el bosque y está científicamente demostrado que donde yo corto un árbol adulto, que ya está cumpliendo su ciclo de vida -porque los árboles al igual que los seres humanos nacen crecen se reproducen y mueren-, si yo ese árbol lo corto antes de que muera, más bien estoy generando un proceso de regeneración natural en el bosque porque ahora sí en ese espacio van a poder crecer otros árboles, quizá hijos de este árbol que estoy cortando, quizá hijos de otros árboles que están alrededor. Y un dato más, el árbol secuestra dióxido de carbono que es un gas que genera el efecto invernadero, ese dióxido esta prisionero en la madera, si ese árbol se muere de pie, es decir que si ese árbol se pudre, todo el dióxido de carbono que capturó lo vuelve a emitir al medio ambiente; en cambio, si ese árbol, si esa madera yo la convierto en silla, puerta, mesa, se mantiene el dióxido de carbono capturado en esos muebles. Entonces fíjese usted cómo es de grande el beneficio ambiental y ecológico de la industria maderera. Para que el dióxido de carbono salga de un pedazo de madera, ésta tiene que podrirse o quemarse, sino no sale. Los muebles tienen secuestrado el dióxido de carbono, está comprobado científicamente”.

Volviendo a la historia, ¿qué pasa en la década de los ´80?

“En los 80, a raíz del éxito de la industria maderera comienzan a generarse las opiniones en contrario, las envidias, especialmente promovidas por interés de orden político, los ecologistas de aquellas épocas con una gran influencia ideológica de doctrinas de izquierda, de doctrinas socialistas y comunistas encuentran en la lucha medioambiental un escenario muy grande para hacer política, y encuentran en la actividad maderera a un enemigo y blanco para golpear, se genera toda una propaganda en contra de la industria maderera acusándola de todas estas cosas que yo le estoy diciendo, que son los responsables de la deforestación, que están destruyendo el bosque; en fin, se inventan un montón de clichés y de eslóganes y de opiniones contrarias a la industria maderera”.

¿Y para los años ´90?

“En los años ´90 esta ola de orden ecológico que golpea mucho a la industria maderera -porque le indilgan una responsabilidad que no tiene que es la de la deforestación-, nos lleva a entrar en un proceso de mayor conocimiento y de involucramiento en la temática ambiental y comenzamos, primero, a defendernos de estos embates, pero también comenzamos a informarnos científicamente del valor que tiene la industria maderera, y partir del año 1992 en Bolivia se debate la Ley Forestal, la que está ahora vigente. Este debate dura cinco años en los cuales el sector fue duramente golpeado, los políticos hacían política hablando contra la industria maderera, ganaban votos acusando a la industria maderera, la acusaban de todos los males que se podía uno imaginar, desde el punto de vista ambiental los ponían a los empresarios madereros como los peores delincuentes que existían en el país; en fin, fue toda una campaña muy complicada, vivimos institucionalmente una época muy dura en la Cámara Forestal, a  partir de 1992 hasta el 1996 en que se aprueba la Ley Forestal 1.700”.

¿Se puede decir que ese año 1996, es un hito al crearse la nueva Ley Forestal?

“El año 1996 este sector da un cambio cualitativo tremendamente importante y comenzamos a demostrar con trabajo y científicamente la importancia social, económica y ambiental que tienen esta actividad y consolidamos un régimen, el de la Ley Forestal 1.700, que fue la que permitió a Bolivia ser líder en el mundo en manejo de bosques tropicales durante el período del año 1997. Comenzamos a implementar este nuevo régimen, el sector empresarial maderero se puso la camiseta de la Sustentabilidad y llegamos a consolidarnos como un ejemplo a nivel mundial en manejo de bosques, llegamos a tener el año 2002 más de 2.2 millones de hectáreas con sello verde, con bosque certificado de buen manejo forestal, con esto ganamos muchísimo prestigió”.

¿Qué otros logros tuvo el sector maderero en esos años?

"Logramos, por ejemplo, que finalmente la Prensa deje de ser contraria a la industria maderera, logramos demostrarles a periodistas y decisores políticos y a muchas ONGs ecologistas que la industria maderera no era el monstruo que creían y que acusaban, y logramos demostrarles con trabajo de que este sector era tremendamente beneficioso para el medio ambiente y, además, de dar ese salto cualitativo en cuanto al manejo. Dimos, también, un salto cualitativo y cuantitativo en cuanto a tecnología y al incremento del valor agregado en nuestra producción, es decir que llegamos a convertirnos en grandes productores y exportadores de productos acabados en términos de valor”.

¿Y en cuanto a las exportaciones?

El sector forestal boliviano en los años ´90 y entrando al década al 2.000, en términos de valor, exportaba más del 75% de productos con valor agregado, pisos, puertas, muebles de jardín, parquet, marcos, básicamente esos eran los productos estrella acabados que teníamos en el país, y tuvimos un gran incremento de nuestra actividad industrial y de nuestra capacidad exportadora, éste se mantiene hasta 1999-2010.

¿Institucionalmente, que sucede en el sector  forestal boliviano?

“Aquí, hay un elemento importante que destacar: Con la Ley 1.700 se crea una nueva institucionalidad pública, se crea la Superintendencia Forestal que ha sido un hito en la institucionalidad pública del Estado boliviano, se convirtió en una Institución de mucha idoneidad profesional, que fue determinante también para el crecimiento cualitativo y cuantitativo de la industria maderera boliviana”.

¿En ese tiempo, qué sectores vienen a formar parte de la Cámara Forestal?

“Esto, abre las puertas del sector a otros actores forestales y comienzan a formar parte las comunidades indígenas. A partir del año 1997 se crea un actor, que antes estaba constituido por pirateros, que se les permite formalizarse y se crean las Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL), éstas son una especie de empresas cooperativas de las comunidades rurales que se organizan para poder hacer un aprovechamiento legal, sostenible de la madera. De esta manera, se van incrementando los actores forestales, ya no eran solamente los empresarios madereros, también las ASL y también las comunidades indígenas, comenzando a entrar en la dinámica productiva forestal. Luego entran las propiedades privadas, los ganaderos, algunos agricultores que tenían superficie importante entran a este esquema de producción y eso se va consolidando hasta los años 2.000, cuando los  territorios indígenas y las tierras comunitarias de origen también se consolidan y este proceso ha ido creciendo”.

AGRONEGOCIOS, 30 septiembre 2015

Joomla SEF URLs by Artio