Diego Justiniano Pinto: “El sector forestal está en terapia intensiva; esto se debe revertir”

Entrevista. Es el gerente general de Exomad SRL, una empresa que destaca por ser líder en producción de láminas de madera y exportación de madera aserrada. Además, preside la Cámara Forestal de Bolivia (CFB) 

Lic. Diego Justiniano, Presidente de la Cámara Forestal de Bolivia

Es licenciado en Economía y Finanzas.Desde 2011 hasta la fecha está a cargo de la gerencia general y es socio de la empresa Exomad S.R.L.

A sus 32 años, la hoja de vida de Diego Justiniano Pinto registra una trayectoria con amplio recorrido en la dirigencia de instituciones ‘de peso’ del mundo empresarial. Se entusiasma cuando habla de comercio exterior. 

—¿Qué es Exomad y desde cuándo opera en el mercado forestal?

Es la industria líder en producción y exportación de láminas de madera de Bolivia. También lidera las exportaciones de madera aserrada. Exomad está presente en el mercado forestal desde 2011.  

—En el ámbito operativo, ¿qué produce Exomad y a qué mercados del país y del exterior destina su producción? 

Exomad produce, principalmente, láminas de madera y madera aserrada. Adicionalmente, en menor escala, pisos sólidos de interior, exterior y pérgolas. La exportación es el principal mercado y representa el mayor porcentaje de las ventas para Exomad. En la actualidad tenemos comercio exterior con más de 13 países en Sud, Centro y Norte América, Europa, Asia y Oriente Medio. Tenemos la ventaja competitiva de llegar directamente hasta el consumidor final sin necesidad de intermediarios. En el mercado nacional vendemos, sobre todo, láminas a mueblerías y productores de paneles.   

Vea también: Discurso del Lic. Diego Justiniano, Presidente de la CFB gestión 2018-2020 

—¿En qué zona registra Exomad aprovechamiento forestal? 

Exomad tiene aprovechamiento forestal maderable en diferentes zonas de la Chiquitania y en la zona norte de Bolivia. 

—¿Cuáles son los planes corporativos y de inversión de Exomad para la presente gestión?

Expandiremos nuestra producción de láminas de madera con una nueva línea de producción e inversión en tecnología de punta para el mejor aprovechamiento de los recursos maderables. Adicionalmente, como todos los años, promoveremos nuevas especies forestales en los mercados externos para incrementar la oferta exportable de especies no tradicionales de Bolivia.

—¿Qué temas incluye su agenda de trabajo como presidente de la Cámara Forestal de Bolivia?

Las asignaturas pendientes para revertir la crisis del sector forestal son: desarrollo de mercados, plantaciones forestales, financiamiento y tecnología. El mercado es la parte más sensible que enfrentamos. No solo porque el mercado interno está deteriorado por las importaciones de productos maderables, sino porque nuestros mercados tradicionales de exportación se han debilitado económicamente y no han logrado recuperarse. Me refiero a Estados Unidos y Europa.

En el mercado interno debemos trabajar con el Estado para concienciar a la población sobre el uso de productos maderables bolivianos para así dinamizar la economía forestal y evitar la fuga de divisas que en los últimos seis años ha significado más de $us 382 millones. En la exportación necesitamos encarar los mercados de manera distinta. Los tiempos actuales así nos los plantean. Promoveremos esquemas comerciales innovadores, agresivos y directos. Mercados asiáticos como China, India y Vietnam dejaron de ser emergentes y hoy son reales posibilidades de negocio para nuestro sector. Desarrollaremos estrategias comerciales innovadoras para llegar a estos mercados. 

—El sector afronta una prolongada crisis, ¿qué gestiones hará para revertir o sacar al sector forestal de esta problemática?   

En el impacto social sigue siendo alto. Más de 90.000 familias dependían directamente de la actividad forestal y alrededor de 180.000 de manera indirecta. Hoy, según estimaciones sectoriales, como consecuencia de la crisis en los últimos años se han perdido más de 25.000 empleos directos y cerrado alrededor de 5.000 unidades productivas entre micro, pequeñas, medianas y grandes. La economía sectorial está deteriorada y necesitamos productos financieros con tasas de interés y plazos adecuados. Los valores de los créditos que ofrece el sistema financiero ni siquiera alcanzan para asegurar las operaciones de una pequeña empresa. Haremos gestiones para obtener financiamientos que generen mayor oportunidad y mayor productividad. 

—¿Qué están haciendo los actores de la cadena productiva forestal para resistir la crisis? 

Se están reinventando incorporando tecnología para alcanzar eficiencia productiva y generando nuevos productos forestales para competir con las importaciones provenientes de Brasil. En el marco de la reciprocidad, se deben aplicar medidas paraarancelarias como las que emplea ese país a las exportaciones bolivianas.    

—¿Cuál es el futuro del sector? 

Creo que si no se dan las condiciones adecuadas al sector forestal, no se avizora un futuro prometedor. Estamos en terapia intensiva y por ello tenemos que revertir la situación. Tenemos la capacidad instalada, el know how, un mercado con poder de consumo y un potencial para generar $us 2.300 millones. Todo dependerá de las medidas que se puedan concretar en una alianza público-privada. 

Fernando Rojas Moreno

Joomla SEF URLs by Artio