Argentina: El sector maderero prevé sumar exportaciones entre 2017 y 2018

A pesar de que las ventas del sector maderero cayeron hasta 50% este año, las expectativas están puestas en ir "acomodándonos" a los cambios, "mantenernos" en el 2017 y comenzar el  2018 con un crecimiento lento y con reapertura de exportaciones, según señaló la licenciada María Cristina Ryndycz, flamante gerente de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom) y también primera mujer en ocupar dicho cargo.

En diálogo con El Territorio, advirtió que el sector afrontó serias dificultades este año debido a la baja de las ventas  y al ingreso de  importaciones con madera y productos de madera de mala calidad que deterioran el sector, pero que al tener precios bajos tiene una gran demanda.

Asimismo, destacó que para Apicofom fue un buen año en cuanto a concreción de sueños; resaltó algunos de los objetivos logrados por la entidad como la apertura de la sede propia, que brinda instalaciones muy cómodas con aulas para capacitaciones, salones de reuniones  y la próxima instalación de un laboratorio para realizar los análisis físico- químicos de la madera, único en la región.

¿Cómo cerró el 2016 el sector maderero?

Ha sido un año muy difícil. Las ventas cayeron mucho, entre 40 y 50 por ciento en general y los aserraderos de la zona tuvieron que adaptarse a reducir costos de una manera estratégica para no despedir mucha gente.

Acá es importante remarcar que el costo laboral influye mucho en el precio de los productos.

Además, los mercados externos están casi totalmente cerrados para el sector ya que es muy difícil exportar debido a que nuestros precios no son competitivos; hay mercado, podríamos enviar productos de madera muy variados para el mundo, pero necesitamos un apoyo del gobierno para agilizar, y hacer eficiente toda la logística de exportación que es muy cara y hace que no podamos competir por altos costos operativos.

¿Qué influye en esta falta de competitividad?

El dólar no es competitivo y eso repercute en el precio de nuestros productos, pero también pesan otras cosas, como el costo logístico y la presión fiscal. En ese sentido, también queremos trabajar, junto al gobierno provincial y nacional, para armar un plan estratégico que apunte a la eficiencia en todo lo que es la logística, ya que ese costo tiene un peso muy importante e influye mucho en el precio de exportación. El costo logístico se ubica entre 70 y 90 dólares por cada metro cúbico exportado.

Necesitamos precios  más competitivos en el mundo ya que mercados hay, tenemos pedidos constantes de cotizaciones para envíos de madera, muestras de vigas multilaminadas, molduras, machimbres y demanda de casas de madera desde el exterior pero no cierran los precios. Eso hay que mejorar algo que no depende sólo de la parte privada; necesitamos ayuda del Estado para potenciar el sector para que pueda exportar.

También es necesario adecuar otros costos y la presión impositiva. Todo debe bajar, desde que se corta el árbol hasta llegar a los puertos y enviar un producto, necesitamos exenciones en impuestos, incluso la entrada al puerto, hay que pagar servicios elevados y el sistema aduanero es lento. Por eso también nuestros precios no son competitivos y es muy caro para el sector exportar. 

Un proyecto en el que se está trabajando es que se habilite el puerto de Posadas y Corrientes, eso ayudaría mucho sobre todo en tema de costos de traslado ya que hasta ahora todo se hace desde el puerto de Buenos Aires.

¿Cómo repercutió la apertura de importaciones en el sector?

De acuerdo a la situaciones que se vivieron a comienzo y a mediados de año, hubieron muchos inconvenientes con nuestra industrias porque el gobierno anterior dejó autorizadas muchas DJAI (permisos de importación). Dado que ingresaron productos en volumen significativo de afuera, este año se afectaron las ventas, lo que trajo suspensión y despidos de trabajadores.

Por lo pronto, se está pidiendo que el gobierno tome el sector maderero como un sector sensible, para que se limite las importaciones de madera. Para ello estamos estudiando una normativa, junto con el gobierno provincial, instituciones madereras, Inti, Comercio Exterior, y otras cámaras, para elaborar legislación en donde podamos proteger las plantaciones de bosques e industrias nacionales.

¿Cómo se comportó el mercado interno este año?

El consumo fue bajo. Igualmente Apicofom firmó y renovó algunos convenios importantes con el Iprodha, con el Ministerio de Cultura y Educación para construir escuelas y casas que ayudó mucho a los aserraderos. 

Apicofom busca que la madera se use en la construcción, así apoyamos al sector, generando trabajo para las industrias.

La Secretaría de Vivienda de la Nación aprobó con el CAT Ñande Roga, el modelo Che Roga MI III, diseñado por nuestra entidad, de vivienda social para mitigar el déficit habitacional de los más vulnerables.

En este contexto, también hemos cerrado recientemente un convenio para construir 250 casas en Entre Ríos.

También tenemos firmados varios convenios  con el gobierno de la provincia de Buenos Aires, Corrientes, Chaco y Misiones a través del Iprodha, con quien estamos diseñando y proyectando una vivienda social para las familias de menor recurso, que son más de 100.000 en la provincia. En este sentido Apicofom cuenta con mucha experiencia, ha construido mas de 520.000 metros cuadrados entre viviendas, escuelas, jardines de infantes, juzgados, etcétera.

Tanto en el ámbito público como privado el objetivo que busca es el uso de la madera.

Así se hicieron escuelas y aulas satélites, casas industrializadas y partes de vivienda, lo que dinamizó la actividad.

Además Apicofom tiene como objetivo también cubrir el déficit habitacional que tiene Argentina, se necesitan más viviendas y nuestra entidad tiene la capacidad para cubrir ese déficit, por eso las expectativas están puestas en el año entrante. 

La construcción de casas de madera está abriendo mercados y continuidad de trabajo para los aserraderos de Misiones. 

Esto es algo muy importante porque es trabajo para los aserraderos y estamos mostrando la tecnología que alcanzamos en construcción de viviendas de madera.

¿Cuáles son las expectativas para 2017?

Tenemos la confianza de que se vaya recuperando el mercado externo entre el año entrante y 2018. Y a nivel nacional, hay expectativas de seguir concretando acuerdos para construir viviendas industrializadas de madera, de manera de colaborar con el déficit habitacional, que es urgente. Además, en el sector privado, si mejora la construcción habrá un buen panorama en cuanto a pedidos de aberturas de madera, cielorrasos y otras partes de madera. Así, la expectativas es que mejore un poco la actividad en el sector, hablamos de un crecimiento lento pero crecimiento al fin.

¿Qué cuestiones se resolvieron este año y cuáles quedan para 2017?

Este año fue muy importante para Apicofom porque logró inaugurar su sede propia en septiembre pasado. Van a funcionar aulas de capacitación para todas las áreas que tiene una empresa, para que los aserraderos ganen en tecnología, gestión, procesos e industrialización.

La meta es alcanzar la tecnología de punta para el sector;  no hay que olvidar que las máquinas que llegan son prácticamente automatizadas, y los operarios tienen que aprender a manejarlas, programarlas. 

Así, la capacitación constante del sector es el objetivo. 

Tenemos en la sede (López Torres 5538) tres aulas que aún faltan equipar y el mobiliario y además vamos a contar con un laboratorio físico-químico para analizar vigas y madera impregnada,  determinar resistencia, calidad, entre otras características.

¿Cuál es la ventaja de tener un laboratorio propio?

Va a ser un laboratorio único en la región de análisis físico-químico de las estructuras reales, de las vigas y paneles en toda su dimensión. Al tener el laboratorio acá podremos brindar servicios ágiles a todos los socios y aserraderos de la zona así como también reducir algunos costos  de traslado y operatividad, debido a que hoy los análisis físico-químicos deben reliazarse en Buenos Aires. Apicofom invita a todas las industrias de Misiones y Corrientes a sumarse a este desafío, a que se acerquen a participar, con ideas, planteamientos, para que seamos muchos los que llevemos adelante el sector forestal en el país y en el mundo.

Joomla SEF URLs by Artio